Fueron uno de los primeros fenómenos virales. En plena época gloriosa de Crónicas Marcianas, Javier Cárdenas buscaba personas peculiares -comúnmente denominadas ‘frikis’- para hacer reportajes de su sección en el programa de Javier Sardá, y vaya si lo consiguió.

Se trataba de dos hermanas cuyo padre, dueño de una parcela agraria, había descubierto un baptisterio romano enterrado en su territorio. La devoción y cariño de éstas dos hermanas por mantenerlo y ensalzarlo a toda persona que lo visitaron llegaba al límite que Encarna, la hermana más dicharachera de ambas llegara incluso a cantar delante de las cámaras para mostrar su devoción. Frases como «¿A quién no le va a gustar un baptisterio paleocristiano romano del siglo I después de Cristo? ¿A quién no le va a gustar un imperio romano del siglo primero?»

 *Encarnita ya falleció

NOS OBLIGAN a dar la MATRACA con la obviedad de que este sitio usa cookies. Dicho esto, aquí puedes ver nuestra política de cookies por si te apetece tragártela, o ACEPTA este mensaje para hacer DESAPARECERplugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies