Para devolver el control del cinturón, pedía un “rescate” de 587 euros, que son el equivalente a 0,02 bitcoins a día de hoy. Según contó una víctima que se quiso identificar como Robert, el dispositivo estaba en efecto bloqueado, y no podía tener acceso a él.

Afortunadamente, de las dos víctimas con las que ha hablado Motherboard, ninguna tenía puesto el dispositivo al recibir el aviso de ransomware. La según, eso sí, identificada como RJ, dijo que ya no era dueña del cinturón de castidad, por lo que el ataque podría estar afectando a la persona que ahora lo use.

Eso si es un: ” Te tienen trincado por los cataplines”

NOS OBLIGAN a dar la MATRACA con la obviedad de que este sitio usa cookies. Dicho esto, aquí puedes ver nuestra política de cookies por si te apetece tragártela, o ACEPTA este mensaje para hacer DESAPARECERplugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies